Global Game Jam 2017: una historia a contrarreloj

Imagen: evenbrite.co.uk

Por: María Lucía Expósito

Los centros cubanos de producción de videojuegos, al igual que los desarrolladores independientes, intentan adentrarse en el mercado más lúdico del mundo; por esto, se agradece un ejercicio de reafirmación identitaria que es capaz de responder a las motivaciones personales de egresados y estudiantes de las Ciencias Informáticas, así como de muchos otros creadores interesados en este arte.

Cuba tiene casi tres décadas de iniciación en el desarrollo de juegos y es, desde el 2015, una de las sedes oficiales del Global Game Jam, simultánea de desarrollo de videojuegos más grande del mundo.

Este encuentro anual sigue las premisas de fomentar la innovación en el mundillo del software recreativo, promover la colaboración nacional en este campo y propiciar el debate científico acerca de las diferentes temáticas del desarrollo de videojuegos (controversias, discusión y conclusiones sobre estos).

Según el coordinador general de la sede en La Habana, el Ingeniero en Ciencias Informáticas Reinaldo García Maturell, entre la primera y segunda edición realizadas en la Isla hubo un incremente en la calidad de los prototipos de videojuegos. En la primera edición, en el 2015, los equipos de trabajo no tenían la experiencia para participar en este tipo de evento, era algo nuevo para todos, por lo que los prototipos realizados estaban bastante incompletos y tenían en su mayoría muchos fallos, además no existía una buena planificación. Ya en la segunda edición (2016), la mejora en la calidad del resultado fue notable respecto al primero: los prototipos eran más completos y los equipos fueron más diversos en cuanto a su composición. Otras de las grandes diferencias es que, en el 2015, casi todos los juegos giraban alrededor del tema de la violencia; sin embargo, en la segunda edición estaban más enfocados a las aventuras.

Amalia Gómez Marcheco, participante en la edición anterior del Jam, comentó que “fue súper interesante. En mi caso fui la única programadora de mi equipo. Lo primero es la emoción de no saber el tema, preguntarte si cuando lo sepas se te ocurrirá algún juego relacionado con eso rápido. Además, uno no solo quiere crear un juego con esa temática, también quiere que sea original, distinto, diferente, simpático”.

Con respecto al proceso creativo, explicó que “para crear el juego tienes poco más de 48 horas. Lo más agotador es la presión de los detalles. Logramos terminar el juego, pero nos quedamos en lo tradicional. Este año quisiera hacer algo distinto, utilizar recursos tecnológicos que en el encuentro anterior no teníamos disponibles y llevar un equipo más completo. Al final, cuando se tiene un poco de práctica, programar el juego no es tan difícil; pero el límite de tiempo lo cambia todo. A eso se suma el desempeño en conjunto, porque, en mi experiencia, además de programar, tenía que aprobar el diseño y escuchar las propuestas de sonido, lo que le agrega complejidad. Aun así, creas mucha sinergia con los miembros de tu equipo, te enfrentas a un reto nuevo y eso siempre es constructivo”.

El evento, cuya nueva edición tendrá lugar del 19 al 23 de enero del 2017 en la Universidad de las Ciencias Informáticas (UCI), contará con el patrocinio del Centro de Entornos Interactivos (VERTEX) la UCI, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en Cuba, el grupo ecológico Cubanos en la RED, el Ministerio de Educación Superior y la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

El ingeniero en Ciencias Informáticas Hassan Lombera, jefe de VERTEX, espera que se duplique la cantidad de participantes y prototipos generados respecto a certámenes anteriores. Para Lombera, la confraternidad y el apoyo entre los concursantes inciden siempre en el enriquecimiento del nivel de conocimiento de los equipos respecto a la creación de videojuegos.

Durante 48 horas programadores, diseñadores, modeladores, músicos e ilustradores de todas las sedes del mundo desarrollarán su propio videojuego. Una vez que finalice el plazo, los trabajos generados se darán a conocer en la plataforma del Global Game Jam.

Los participantes se agruparán en equipos de 3 a 6 personas para trabajar el concepto y desarrollo del videojuego, sujetándose a las mismas condiciones dictadas por el International Game Developers Asociation (IGDA) a nivel mundial. Las reglas, condiciones, el tema principal y los subtemas se darán a conocer al inicio del encuentro y cada zona horaria contará con restricciones adicionales para evitar que se empiece a trabajar antes de tiempo.

Dentro del programa del evento están incluidos paneles de Introducción a Unity 3D y Godot (motores de videojuegos que sirven para crear prototipos en consolas, dispositivos móviles u ordenadores) y Blender (dedicado especialmente al modelado, iluminación, renderizado, animación y creación de gráficos tridimensionales con un motor de videojuego interno). Dichos paneles estarán a cargo de Roberto Elías Pérez, Roger Julio González y Diosmel Ivonnet, especialistas del Centro VERTEX con experiencia en el desarrollo de videojuegos y el trabajo con dichas herramientas. De igual forma, los especialistas sostendrán diálogos con los equipos que no tengan decididas sus herramientas o no las conozcan. Asimismo, se ofrecerán conferencias como Tips & Tricks that every game developer must know, del Presidente del Global Game Jam M.Sc. Gorm Lai.

En esta ocasión se incluyen premios en las categorías de Mejor Guion y Mejor Banda sonora. Entre los invitados al monitoreo del trabajo en el área del guion llama la atención la presencia de Antonio Berazaín, Vicedecano del Instituto Superior de Diseño y guionista de programas humorísticos como Vivir del cuento.

“Obtener propuestas cada vez más atractivas es uno de los objetivos del comité organizador. De igual manera, se persigue lograr una mayor divulgación de los resultados de los equipos y su repercusión en otros eventos como exposiciones y concursos convocados por la UNICEF y UNESCO que se realizan en Cuba”, expresó Osmel Francis Turner, director del grupo ecológico Cubanos en la Red.

Cada participante debe llevar su propio equipo y todos los accesorios que este considere necesarios para trabajar, además de tener total libertad de usar la plataforma de desarrollo y software que desee. No obstante, no se permitirá el uso de juegos previamente creados.

De momento, existen 632 sedes registradas en el mundo hasta el día de hoy, las cuales estarán sincronizadas según las zonas horarias con la región del Caribe.

El comité organizador se reserva el derecho de admisión de los equipos teniendo en cuenta su desempeño y el uso de la tecnología en ediciones anteriores. Hasta el momento hay inscritos 150 participantes, según los datos aportados por García Maturell.

Para inscribirse en el evento puede hacerlo a través del envío de los datos de su equipo al correo rgmaturell@uci.cu. La fecha límite de inscripción será el lunes 9 de enero del 2017 a las 11:00 p.m.