Ariel, el mastermind de la seducción

Ilustración: Mayo Bous /Cachivache Media.

Por: Alejandra García

Cualquiera puede aprender el arte de la seducción. O al menos eso parecen indicar la existencia de numerosas academias donde enseñan a hombres y mujeres a “ligar”, una práctica cada vez más común de acuerdo con Google, que muestra más de 480 mil resultados en una búsqueda superficial de escuelas de este tipo. Argentina y Chile encabezan los listados en la región, con matrículas que alcanzan más de mil estudiantes al año. Cuba no está ajena a este fenómeno.

En Revolico, la red de clasificados de Cuba, se puede encontrar el anuncio de Ariel, que se presenta como TheMasterMind de las “comunidades” de seducción de la Isla. Promete a sus posibles clientes una táctica infalible de conquista creada por él, el Método Jardinero, que implica “juego, logística y valor”.

En un año le han contactado unos treinta clientes. Ellos confiaron en su método, que Ariel imparte en su propia casa, en un edificio del municipio 10 de Octubre, La Habana.

El profe

Su aspecto físico está lejos del estereotipo hollywoodense o del cubano buen mozo a lo Yarini, el famoso proxeneta que murió apuñalado en la “guerra de las portañuelas” del barrio de San Isidro en La Habana. TheMasterMind es bajo, delgado, de tez muy blanca. Lleva una gorra oscura que no disimula su alopecia, y parece no llegar a los veinticinco, cuando en realidad tiene treinta.

Estudió Informática, pero se ha desempeñado poco en esa profesión. “Mi verdadera pasión es la autoayuda”. Dice que domina las ciencias de la seducción como todo un profesional, y su principal fortaleza es la seguridad en sí mismo.

“Puedo ayudarte a resolver tus problemas para conquistar mujeres”, le dice convencido al tímido visitante, mientras, laptop en mano, le ofrece dos paquetes digitales de videos y libros en PDF (por 5 C.U.C. cada uno) donde podrá tener acceso a muchísima información sobre el mundo de la conquista.

El primero contiene 383 video-cursos, con un total de 7 Gb, sobre el Método Mystery, del canadiense Erik James Horvat-Marković, el artista del ligue “más grande del mundo”, como se hace llamar. Pero incluye, además, otros videos de maestros conocidos en este mercado, como los youtubers españoles Mario Luna y Álvaro Reyes, entre otros.

El segundo consta de 102 audiovisuales, muchos de ellos sobre el norteamericano Ross Jeffries, conocido como el padre de la seducción, y creador del método “Speed ​​Seduction” (Seducción Acelerada), basada en el desarrollo personal, para ayudar a los hombres a entender a las mujeres con el fin de seducirlas con éxito. También cuenta con libros y PDFs exclusivos, “que no aparecen en ninguna página de internet”, donde explica el Método Jardinero, así como experiencias de otros “seductores” cubanos.

Para formar parte de la “comunidad” que ha creado, los “novatos” deben comprar los paquetes. Si optan por la opción “más avanzada” sin los “contenidos teóricos”, Ariel reclama como pase de entrada al grupo un mínimo de dos sargeos (conquistas) previos, que hayan terminado en victoria y de lo cual puedan aportar pruebas (una foto, por ejemplo). También una explicación por escrito sobre las técnicas que usó, ya sea de algún libro o creada por él. Ariel asegura que está compilando esos testimonios, junto a sus propias experiencias, para formar un libro sobre la seducción en Cuba.

Ya dentro de la “comunidad”, el grupo se reúne, en un bar o discoteca, y en presencia de TheMasterMind intercambian experiencias y ponen en práctica las habilidades adquiridas.

La “comunidad”

Para Ariel, “el dinero no es lo importante. Aquí han venido personas que solo han pedido consejos y se los he dado. Doy gratis las clases que sean necesarias porque mi objetivo es ayudar a las personas, y que mi comunidad sea la más fuerte de Cuba”.

La mayoría de los integrantes de la “comunidad” son adolescentes varones. Según Ariel, “ellos por lo general desean ganar experiencia, tener mayor seguridad al hablar con una mujer, y el fin que muchos persiguen es encontrar el amor”. Pero también Ariel ha recibido llamadas y visitas de mujeres, por eso tiene una selección de literatura y consejos creados por él para ayudarlas a conquistar una pareja o regresar con su ex.

Ariel asegura que hay una idea preconcebida de que las comunidades de seducción están plagadas de machistas que solo celebran a la mujer como un objeto. “Pero la mía no es así. Yo ayudo tanto a mujeres como a hombres. Mi propósito, mi misión, es estar ahí para todos los seres humanos que me necesiten sin importar el género”.

Ninguno de los miembros de la comunidad accedió a ser entrevistado por temor a ser identificados como “seductores” de Academia entre sus conocidos. Según TheMasterMind, “por eso todos usamos seudónimos: Sniper, Elementry, Greed, Gg, Magneto, entre otros”.

El método

A Ariel le cuesta responder qué lo motivó a iniciarse en el mundo de la autoayuda y el estudio de las ciencias de la seducción. “Casualidades de la vida, aunque creo que en este mundo todo sucede por algo”, asegura tras reflexionar en silencio unos segundos.

Reconoció, además, que sus experiencias personales “sí influyeron en mi decisión. La etapa de servicio militar fue, sin dudas, decisiva. Un día, durante la previa, el aire lanzó a mis pies un trozo de papel de revista que hablaba del Alquimista –el libro del escritor brasileño Paulo Coelho, que trata sobre descifrar el lenguaje que está más allá de las palabras–. Cuando terminé de leer, deseaba tener ese libro. Fue una sorpresa cuando, al salir de pase, mi mamá me lo había comprado”.

Años más tarde, casi al final de su carrera universitaria, en el 2011, “estaba haciendo algo mal” y llegó la autoayuda a su vida. “Todas mis preguntas quedaron respondidas en este tipo de libro, como si alguien me estuviera respondiendo personalmente. Fue una experiencia asombrosa”.

Un concepto al que se aferra es que no se tiene que nacer con ciertas condiciones físicas o psicológicas para ser un afortunado en la conquista. Para Ariel, “las habilidades se pueden adquirir. Así lo demuestran los paradigmas de la seducción. Todo está en el empeño y la pasión que le pongas”.

Además, es posible que “tengas que reprogramar tu subconsciente. Ya existen diversas técnicas sobre eso. Los maestros seductores llaman a ese proceso mejorar el Juego Interno”.

Las llamadas “estrategias seductoras” son más sencillas de lo que muchos creen, afirma Ariel. Todo está en la habilidad del observador, en saber leer entre líneas a la persona que se tiene delante. “Si está alegre y entretenida, sigue; si está de mal humor o incómoda, retírate de forma agradable, dejando siempre una puerta abierta. Todo es un juego interno, marcado por la habilidad de avanzar, detenerse y volver a avanzar. Por experiencia he visto que los que fuerzan las cosas jamás seducen”.

El Método Jardinero se contrapone al Método Cazador. Ambos son una ciencia, tienen muchas ramificaciones y variantes. Explicarlos a cabalidad necesitaría todo un libro, según TheMasterMind. Como su nombre indica, el Cazador, utilizado por muchos en otras comunidades de la Isla, se sustenta en la habilidad social para capturar cualquier presa que se cruce en el camino. Es una batalla constante. Sin embargo, el Jardinero se concentra en “cultivar”, garantizar confort, ir con calma, como si se intentara crear un jardín: primero la siembra, luego el agua…

“Hay que romper el hielo con cualquier tema que parezca interesante, y después, personalizar la conversación. Ahí sabrás si la muchacha cualifica para avanzar en la interacción”. Pero esa “actitud alpha” lleva mucho estudio y práctica, explica TheMasterMind.

Ariel no sale a la calle a socializar con mujeres al azar, “así estaría aplicando el Cazador. Cuando voy a las discotecas es a otra cosa, a compartir entre amigos, a conocer a nuevas personas. No obstante, si alguna muchacha me manda un IDI (indicador de interés) ahí la historia cambia”.

Cuando llega el amor, “se da por terminado el propósito del Método. Hay miembros de la comunidad, que luego de poner en práctica lo que aprendieron, me han llamado para agradecerme: ‘Gracias a ti tengo novia’. Nada es más reconfortante, aunque eso implique que la persona en cuestión deja de ser parte de la ‘comunidad’, que como te das cuenta es un grupo de solteros ávidos de tener una relación”.

Ayudar a hombres y mujeres a seducir es “divertido, me entretiene y, de paso, está vinculado con mi verdadera pasión de vida: la autoayuda”.

TheMasterMind dice que continuará colgando su anuncio en Revolico aunque apenas lo llamen un par de clientes al mes. “Aquí estaré, aunque el día de mañana sea yo el que me enamore”.